miércoles, 6 de febrero de 2008

Abiso clazifikado

Anoche estaba leyendo avisos clasificados virtuales. Cosas aburridas si las hay. Pero ver esta innovación ortográfica, me arrancó una estruendosa carcajada involuntaria, casi un acto reflejo.
Luego, me tomé el asunto con la mayor seriedad, como corresponde cuando uno lee avisos clasificados. ¿Sería una burda imitación de la famosa cadena hotelera? ¿Habría el propietario adoptado el cambio ortográfico intencionalmente como se hace con los electrodomésticos que se venden en Ciudad del este?
Creo que la única conclusión que me queda es que el acatamiento a las reglas ortográficas no es un indicio de prosperidad económica. Y si no, miren a Jacobo Winograb.
PD: Si alguien se alojó en el Yerathon, por favor coméntenos su experiencia.

1 comentario:

un servidor dijo...

Yo me alojé en el Yerathon porque estaba cerca del Museo del Lubre...
La verdad no me gustó porque me desaparecieron de la habitación mis auténticas zapatillas Naic y mi Rolecs, y nunca pude recuperarlas. Me ofrecían imitaciones (por ej unas Nike, o algo así, que obviamente no acepté).
No sé, todo muy confuso y desorganizado: con decir que a la vuelta me preguntaban por la Gioconda, y a mí nunca me dijeron el nombre de las vacas...