viernes, 26 de octubre de 2007

Maquiavelo

Faltan dos días para las elecciones. Al principio estaba preocupado, pero esta mañana ya descubrí qué hacer. Cualquiera sea el resultado, mi plan revertirá todo accionar político adverso a mis ideas. Es más, descubrí la forma de lavar el cerebro de los políticos para que pierdan su autonomía y actúen según mi voluntad, ideología y principios morales (todo esto sin coimas, claro está). Les lavaré el cerebro a todos, independientemente del partido que representen.

¿En qué consiste el atentado preparado? Es muy simple.

Me di cuenta de que cuando algo realmente me molesta, me descargo golpeándome la cabeza primero con la parte mas dura de la palma de la mano (la parte contigua a la muñeca). Pero cuando algo realmente me parece demasiado, la mano ya no me sirve y me golpeo la cabeza contra objetos de concreto (generalmente la pared). A partir de este mal hábito surgió mi plan. Me dirigiré a Plaza Congreso e incentivaré a la autoflagelación de mi propio cráneo. Para esto procuraré llevar el material adecuado (puede ser discursos políticos de la última campaña o discos de nuevas bandas producidas por Santaolalla). Una vez allí, cabecearé todo tipo de objetos contundentes y finalmente, realizaré un clavado desde lo alto del monumento a los Dos Congresos. El impacto de mi cráneo contra el suelo desparramará mi masa encefálica, que segundos después les servirá de alimento a las históricas palomas de Plaza Congreso. Así, la especie colombófila actuará como vector transmisor de mis ideas. De ahí en más sólo quedará esperar a que defequen sobre la cabeza de diputados, senadores y peatones comunes. La materia fecal de este animal entrará en contacto con el cuero cabelludo de nuestros políticos y le transmitirá por osmosis todas mis ideas, valores éticos y morales, y métodos de raciocinio. Yo, para ese entonces sin cerebro, viviré feliz y sin preocupaciones en el mundo perfecto que he creado. ¡Lo lograré!



What a wonderful world!
Louis Armstrong Wh...

2 comentarios:

Saulera dijo...

Boa Idéia!

Acredito que temos os vetores de transmissão aqui no Brasil...

Pena que a capital federal seja tão distante... :-)

Chango Glamour dijo...

Advertencia. Pombos podem voar ate cidades muito distantes.